Ciudad donde aumentó más el valor de la cena de Navidad fue Temuco

0
39

El análisis del Centro de Políticas Públicas de la Universidad San Sebastián mostró que, si hace un año prepararla costaba alrededor de $17.516, este año gastará $23.783, es decir, un 36% más.

Pese a que la inflación acumulada alcanzó un 4,5% en noviembre de este año- cifra bastante por debajo del 12,5% registrado en igual periodo de 2022- el impacto en los alimentos ha sido más notorio, con un incremento acumulado de 6,1%. Para explicar el efecto que este fenómeno tiene en la mesa de las familias, la Facultad de Economía y Gobierno de la Universidad San Sebastián, a través de su Centro de Políticas Públicas, analizó cuánto ha subido el precio de una cena tradicional.

La medición se realizó identificando un menú referencial que podría representar a una familia chilena de cuatro integrantes. Para esto se utilizaron datos publicados por la Oficina de Estudios y Políticas Agrarias (ODEPA) hoy y hace un año.

Asimismo, el ejercicio fue realizado para distintas ciudades a lo largo de Chile, para mostrar los impactos diferenciados que la inflación puede tener según el lugar donde vivimos.

Al respecto, el director de Ingeniería Comercial de la USS sede Valdivia, Cristián Bahamonde, explicó que el estudio, que contempla a una familia de cuatro personas y realiza un análisis que refleja que la inflación de la canasta familiar “sufrió un impacto superior de la economía en su conjunto, mientras que la economía tiene una tasa promedio de una expectativa de cierre para el 2023 del 4% y para los alimentos del orden del 10%, esto es muy significativo”.

Además, Bahamonde aseguró que “para las familias la inflación tiene un efecto muy similar al de los impuestos porque reduce su poder adquisitivo, y si consideramos que las familias de menores ingresos son aquellas que consumen prácticamente el 100% de sus ingresos en alimentos esto es un impacto muy potente en su calidad de vida y en su capacidad de adquirir productos”.

Papa y lechuga, los productos con mayor alza

Los resultados del estudio muestran que, en promedio, el precio de esta cena subió un 7,6% en los últimos 12 meses. Mientras que hace un año costaba alrededor de $15.660, este año el valor asciende a $16.853.

De los ingredientes considerados los que presentan las principales alzas en los últimos 12 meses son la papa, con un 119% y la lechuga, con un 25%. Como punto favorable, el aceite y la carne de pavo experimentaron bajas en los últimos 12 meses, de -11% y -10%, respectivamente.

«Llevar los efectos de la inflación a lo cotidiano permite una mejor comprensión del contexto en que nos encontramos», asegura la investigadora del Centro de Políticas Públicas, Karol Fernández. «Al comparar esta cifra con la del año pasado, cuando el aumento fue de un 30%, se da cuenta de lo relevante que es mantener la inflación controlada en beneficio de los hogares».

Temuco registra la mayor alza

De acuerdo con el estudio del Centro de Políticas Públicas USS, la ciudad donde más subió el precio de la cena de Navidad es Temuco. Mientras que el año pasado una familia gastaba $17.516, este año gastará $23.783, es decir, un 36% más. En Santiago, por su parte, hace un año una familia gastaba $13.130 y este año este valor ascenderá a $15.121, un 15% más.

“Este aumento global para el país, de un 7,6%, es una muy mala noticia. Creo que es un elemento que genera una preocupación por parte del Centro de Políticas Públicas de la universidad, y además el incremento más alto lo vemos en nuestra macrozona, en la ciudad de Temuco, alcanzando un 36%”, agregó Bahamonde.

Como contrapartida, en Arica y La Serena, este año las familias gastarían menos por sus cenas navideñas. En Arica, el año pasado este menú base tenía un costo promedio de $22.561, mientras que este año será de $21.344 (reducción de 5%). En La Serena, la cena experimentaría una baja de 9%, pasando de $17.642 en 2022 a $16.025 este año.

“Es bien sabido que el impuesto inflación es el más regresivo de todos, puesto que golpea con mayor fuerza a los hogares más vulnerables. Según la última Encuesta de Presupuestos Familiares (2023), los hogares pertenecientes al quintil de menores recursos, destina un 29% de sus ingresos al consumo de alimentos”, indica Fernández. “Por ello, retornar a la meta de inflación del Banco Central, en torno al 3% en un período de 2 años, se convierte en una necesidad urgente para el país”, finaliza.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here