0
12

Parece muy simple y, sin embargo, es un plato multifacético, camaleónico, que puede tener más de una cara.

El charquicán es un plato insignia de la cocina chilena. Símbolo de cocina casera, es también una preparación rendidora. Con su abanico de variantes, no solo satisface el hambre sino que también celebra la diversidad de ingredientes y posibilidades de la gastronomía de nuestro país.

Es, también, un plato duro de matar. Desde sus orígenes coloniales ha sabido mantener su esencia. ¿Cómo prepararlo? ¿Qué variaciones existen? Las revisamos en este artículo.

Antes de que sigas leyendo: si te interesa ahorrar y maximizar tu presupuesto, regístrate para recibir el newsletter quincenal de Especialistas del ahorro y en cada edición te enviaremos tres ideas de consumo inteligente y un concepto para mejorar tu salud financiera.

Brevísima historia del charquicán

El charquicán es un guiso que encapsula la historia y el sabor de Chile. Su nombre evoca sus raíces quechuas y mapuches, derivando posiblemente de “charquikanka”, que significa ‘revoltijo o guiso con charqui’.

Otros sugieren que proviene de la combinación de “charqui” (carne seca) y “can” (carne asada) en mapudungun, reflejando la técnica de asar la carne deshidratada para su consumo.

Este plato era común en la “lonchera del arriero”, una mezcla de alimentos deshidratados como el charqui, que se combinaban con productos recolectados en el camino. Con el tiempo, el charquicán se ha convertido en un clásico de la cocina chilena.

Los ingredientes básicos del charquicán tradicional incluyen carne, zapallo y papas, aunque hoy en día se prepara con variaciones que pueden incluir carne de vacuno, maíz, zanahorias y otros vegetales. Es un plato que refleja la identidad mestiza y humilde de la gastronomía chilena, un verdadero clásico que ha trascendido generaciones y fronteras.

Una receta de charquicán fácil y sencilla

Si piensas en recetas chilenas, debes pensar en Silvana Cocina, el canal de Silvana Venegas que acumula casi dos millones de suscriptores en Youtube.

En un video de menos de seis minutos, Silvana explica su receta de charquicán. Puedes verlo acá y a continuación encontrar los ingredientes y un paso a paso muy sencillo.

Ingredientes:

  • 1 kilo de papas
  • 1/2 taza de porotos verdes
  • 1/2 taza de choclo
  • 1/2 taza de arvejas
  • 300 gramos de zapallo
  • 1 paquete de espinacas
  • 1 cebolla
  • 1 zanahoria
  • 1 diente de ajo
  • 300 gramos de carne molida
  • Caldo concentrado (opcional)
  • Aceite, ají color o paprika
  • Sal
  • Huevo frito (para servir)

Preparación:

  • Hacer un sofrito con 1 cebolla y diente de ajo. Agregar la carne molida y sal.
  • Hervir las papas, porotos verdes, zanahoria y zapallo en cubos pequeños. Cocinar hasta que estén tiernos. Puedes agregar arvejas y choclo.
  • Sacar casi todo el caldo y moler todas las verduras, por encima, que se sienta su textura.
  • Agregar la carne y mezclar. Cocinar a fuego lento durante unos minutos.
  • Servir el charquicán caliente y, si se desea, con un huevo frito encima.

Tres variaciones del charquicán

Si quieres probar otros ingredientes para preparar el charquicán, presta atención a estas tres sugerencias.

Charquicán de cochayuyo. Una versión marina del clásico, donde el cochayuyo reemplaza a la carne, aportando un sabor único y otra textura al plato. Se hidrata el cochayuyo, se pica finamente y se cocina junto con las verduras tradicionales. Revisa la receta de Carolina Rojas de Mi diario de cocina.

Charquicán vegetariano. Ideal para quienes prefieren una opción sin carne. Se utilizan proteínas vegetales o simplemente se potencian los sabores de las verduras como zapallo, papas y maíz, para un plato más colorido. Revisa esta receta de charquicán vegetariano.

Charquicán con pollo. Para una variante más ligera, se puede usar pollo en lugar de carne de vacuno. El pollo se cocina y desmenuza, combinándose con las verduras para una versión más suave del guiso. Revisa más detalles en esta receta.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here